Entrevistamos A Argelia, Fundadora De EFM, Escritora Y Patrona De La Fundación Internacional De La Mujer Emprendedora

Si de algo no nos queda duda tras esta entrevista es que Argelia es una mujer luchadora, cuya fuerza, pasión y determinación la han llevado a convertirse en una exitosa emprendedora con un futuro muy prometedor por delante.

El 2006 Argelia fundó junto a su socio y marido EFM (External Financial Management), y tal y como nos comenta durante la entrevista, los comienzos no fueron fáciles, y nada más comenzar se toparon con la dificultad de encontrar clientes, la llegada de la crisis económica del 2008 y los graves problemas de salud a los que tuvieron que hacer frente durante esos años, entre otros.

Hoy día EFM cuenta con un equipo de 17 personas y sus proyecciones para el próximo año son seguir creciendo y superar el millón de euros en facturación.

Además de todo esto, Argelia publicó recientemente su primer libro ‘’Tres Preguntas para una gestión económica inteligente’’ y es patrona de la Fundación Internacional de la Mujer Emprendedora (Fidem), ¡vamos, una emprendedora de pies a cabeza!

Esta entrevista está llena de experiencias personales, trucos y consejos cargados de motivación e inspiración, ¡lectura obligatoria para todas las emprendedoras!

¿Qué te motivó e inspiró para ser emprendedora?

Se juntaron varios factores, las ganas de poner en práctica mi visión de la gestión empresarial, la oportunidad económica y sobretodo una enfermedad complicada que me aportó claridad mental.

¿En qué consiste External Financial Management (EFM)?

Nos dedicamos a la dirección financiera externa, nuestra misión es hacer llegar la gestión económica inteligente a empresas de todos los tamaños. Tenemos clientes que facturan 100 millones de Euros y clientes que no llegan al millón. Lo que tienen en común es que quieren hacer las cosas bien. Nosotros los llamamos CEO’sinquiet@s, suelen ser gente dinámica que se plantea continuamente proyectos y planes que por supuesto les encanta llevar adelante. Así que lo que hacemos es trabajar de forma externalizada en el área económica de las empresas para asegurar que la Dirección dispone de información completa, fiable y puntual para la toma de decisiones.

¿A qué retos te has enfrentado en tu trayectoria como emprendedora y cómo los has superado?

Ahora reunimos un equipo de 17 personas en el proyecto, pero inicialmente empecé sola, por suerte siempre he contado con el soporte de mi socio, que es también mi marido, y ser dos nos ha ayudado a enfrentar muchos problemas.

Nosotros empezamos en 2006 y no teníamos ni un cliente, así que pasamos un año 2007 muy justo y en 2008 llegó la crisis, conseguir clientes era una tarea muy complicada. Ahora que llaman los clientes al despacho de forma espontánea no dejo de sorprenderme porque durante años eso no pasaba nunca. No sabía nada de comunicación, ventas o marketing, y por supuesto tampoco de redes sociales. Aprendí en cada proceso, repasaba lo que había hecho, buscaba ayuda profesional, intenté formarme en buenos sitios, creo que he mejorado bastante y ahora me siento segura en esa área, aunque cada día aprendo. Somos muy autocríticos, siempre revisamos lo que estamos haciendo para ver cómo podríamos haberlo hecho mejor.

Tuvimos a nuestro favor nuestra actividad financiera que nos ha permitido conocer siempre cómo obtener recursos para financiar nuestros proyectos, eso ha sido por supuesto muy importante.

Hemos tenido varios problemas de salud bastante graves durante estos años, al ser pareja y socios conservar el equilibrio entre el acompañamiento en la enfermedad y la dirección de la empresa ha sido un reto para nosotros, pero por otra parte nos ha ayudado a crecer porque hemos sabido que solo un equipo fuerte, competente y comprometido nos permitiría que el proyecto funcionara más allá de nosotros. Así que hemos invertido, y lo hacemos continuamente tiempo y recursos en consolidar un equipo cohesionado. Ese es un reto permanente.

También tenemos el reto constante de mantener la ventaja competitiva de nuestro modelo, incorporando tecnología y soluciones a las empresas en un momento de profundo cambio en la forma de gestionar económicamente las organizaciones.

Los horarios interminables son una realidad cuando emprendes, lo que pasa es que un día dices, se acabó, quiero tener fin de semana, al menos un día. Y empiezas a reorganizar la agenda y te das cuenta que si no paras pierdes la capacidad de crear e innovar. Y si no innovas no creces.

También es difícil en un momento dado formar equipos ilusionados, no puedes ofrecer buenas condiciones todavía, hay mucho trabajo y es complicado retener el talento. Tuvimos que esforzarnos mucho por encontrar gente motivada y fascinada por lo que hacemos, pero es importante no darse por vencido y seguir buscando, porque si lo que haces te fascina y lo transmites, habrá gente a la que también le seducirá. Tenemos un ambiente de trabajo muy flexible, nadie tiene horarios sin un motivo y son negociables, siempre limitados por las necesidades de los clientes, por supuesto. La formación es continua y abierta, intentamos escuchar a todas las personas y también compartir la visión. Seguimos aprendiendo y trabajando cada día en esta área, la verdad es que estamos muy contentos con nuestro equipo actual.

He aprendido que no hay nada perfecto, que las empresas son seres vivos y que cada día trae sus problemas, creo que eso es la vida y que siempre hay retos por enfrentar, si te encuentras bien de salud, estás en forma, tienes un equipo e intentas hacer las cosas bien, creo que se pueden ir superando, sobre todo si como emprendedora estás totalmente “pringada” y no te queda otra que salir.

¿Cuáles han sido tus mayores logros como emprendedora?

Conseguir superar las etapas iniciales en plena crisis económica y creciendo cada año sin saber nada de ventas me hace sentir orgullosa. Me siento feliz por comentarios y felicitaciones de clientes sobre sus éxitos gracias a nuestra gestión, empresas que han superado concursos de acreedores y crecen, las que pasaron de pérdidas a beneficios, mantener clientes continuados por años, la verdad es que descubrí que lo mejor de trabajar con pequeñas y medianas empresas era ayudarlas a conseguir sus objetivos y verlas crecer.

Que me propusiera escribir un libro una editorial como Libros de Cabecera me hizo también sentir feliz. La verdad es que EFM me da muchas alegrías diarias, esto es quizá el mejor regalo.

¿Cuáles son tus objetivos y metas profesionales a medio y largo plazo?

Mis objetivos personales son seguir trabajando en el crecimiento de EFM a través de nuestra expansión a nivel estatal e internacional a medio y largo plazo. Mi objetivo diario es consolidar un equipo de trabajo de profesionales que disfrutamos de lo que hacemos y que intentamos cada día hacerlo un poco mejor, porque así es como nos gusta trabajar.

En los próximos 12 meses presentaremos un nuevo servicio a través de un software de gestión empresarial para trabajar de forma colaborativa, es decir una externalización absolutamente integrada con las empresas ya que tanto los equipos de las empresas como el de EFM trabajarán en la misma plataforma, integrando gestión de ventas, compras, proyectos, almacenes, producción, CRM, contabilidad y businessintelligence.

Esperamos poder ayudar a un mayor número de empresas a crecer de una forma accesible y fácil.

¿Qué consejos les darías a otras mujeres que están empezando con sus proyectos?

Cuanto más tiempo pasa, menos me atrevo a dar consejos, las cosas no son fáciles nunca para nadie que quiera llevar adelante un proyecto, a mí me han funcionado algunas cosas. La persistencia de Steve Jobs es esencial, no hacerlo solo es muy importante, hay que hacerlo con socios y un buen equipo, aunque cueste entenderse, ser humilde es muy importante para conseguir los objetivos y el equipo te pone en tu sitio.

Aprender cada día y formarse es imprescindible, hoy en día la oferta es amplia y en internet podemos encontrar muchas soluciones, hay que saber encontrar las buenas, buscar talento y buenos asesores. Y lo más importante, cuidarse la salud, la física y la mental, hay que desconectar y saber dejar trabajo para mañana, no podemos hacerlo todo perfecto y ahora, no somos sobrehumanas 🙂

¿Tienes algún truco/hábito/rutina que te ayude a mantener un buen equilibrio entre tu vida profesional y personal?

Tengo algunas normas que me ayudan, es un tema en el que siempre estoy trabajando. Procuro no trabajar los viernes por la tarde y nunca el sábado. El domingo sí suelo trabajar, estoy despejada y es un buen momento para planificar.

Intento reservar la primera hora de la mañana para las cosas más complicadas o creativas, diseñar proyectos, resolver problemas, escribir. En ese momento 50 minutos me rinden como horas.

Mantengo una actividad física diaria moderada, sino me muevo el cerebro no me funciona bien y hago ejercicio mañana y noche para mantener mi espalda libre de contracturas.

Háblanos de algún hábito que te ayude a ser productiva a diario

Tengo el defecto de llenar mi agenda con más cosas de las que puedo hacer, y como me conozco lo que hago cada día es buscar las 2 – 3 cosas que hay que hacer si o si, y esas van primero. El resto se van sumando en la medida de lo posible. Es una de las cosas más prácticas que he incorporado, junto con un ejercicio diario de preguntarme ¿esto lo podría hacer otra persona? Es un hábito que te lleva a soluciones sorprendentes.

Cuando me enfrento a un reto, yo…

En el primer momento suelo no saber cómo solucionarlo, pero ya me he acostumbrado; antes me provocaba mucha ansiedad, pero es parte del proceso. Recojo toda la información posible sobre el tema a resolver. Lo coloco en la agenda en un momento de máximo rendimiento, cuando estoy descansada por la mañana preferiblemente.

Procuro aproximarme de nuevo al tema y muchas veces uso la metodología del plan mental. Después lo conecto con otras experiencias y documentación de temas similares o que tengan algún punto en común. Y la solución empieza a perfilarse, a veces es complicado y me lo llevo a hacer ejercicio o una actividad lúdica. Entonces lo comparto con mi socio o el equipo y empiezo a detallar el camino.

Suele funcionar.

Si pudiera volver a los comienzos de mi negocio, me diría a mi misma…

Uf, que difícil, a veces me doy cuenta de que he aprendido tanto a base de equivocarme que no sé si volvería a emprender. La verdad es que ayudar a las empresas a crecer me apasiona y si no lo hiciera como profesión lo haría como voluntaria.

Yo creo que querer es poder y que hacer algo que quieres hacer te produce una satisfacción personal muy grande, aunque te cueste. Seguramente me diría, venga adelante que merece la pena.

Para mí ha sido y es una gran aventura, he conocido mucha gente distinta, negocios variopintos, he ido a multitud de sitios y he salido tanto de mi zona de confort que empiezo a encontrarme cómoda en cualquier situación.

Una frase que me que inspira es…

No temas a los problemas, lo mejor viene de ellos, de Rita Levi Montalcini.

El mejor consejo que me han dado es…

Tu no vendas, lo que tienes que hacer es que todo el mundo sepa lo que haces, lo maravilloso que te parece y cómo le puede ayudar.

El canal de Youtube/ página web/ libro/ podcast/ app… que más ha ayudado/ayuda con mi negocio es…

Sería interminable explicar todas las fuentes que he consultado en estos años. Lo que más me ha ayudado realmente son las distintas formaciones que he hecho en IESE – Barcelona Activa, EADA, ESADE, algunas con financiación pública, cada una de ellas me ha hecho realizar un salto importante y sobre todo me ha dado seguridad metodológica en áreas diversas como el crecimiento, la financiación, los consejos de administración o la venta B2B. Aparte de conocer un montón de profesionales excelentes y construir una red de networking que es clave para avanzar como empresaria.

Foto de María Freiría.

Add A Comment